Si la ignorante y recomendada encargada de la Fiscalía General de Veracruz no resuelve el crimen del ex legislador Molina Palacios, habrá que ir pensando en darle esa posición a alguien que sepa de leyes y no tenga miedo de hacer su trabajo. Verónica Hernández Giadáns debe dejar de estar pensando en la moda e inmortalidad del cangrejo.