Los primeros en hacer leña del árbol caído con la muerte de Juan Carlos Molina Palacios, fueron los «mochos» del PAN y el soberbio priista Héctor Yunes Landa. Dios los hace y ellos se juntan.