Prueba de fuego tiene encima la improvisada encargada de la Fiscalía General de Veracruz, pues debe resolver la ejecución del ex diputado local, Juan Carlos Molina Palacios. Se acabaron los pretextos y ahora ya no puede culpar al déspota Jorge Winckler.