Si la encargada de la Fiscalía General de Veracruz, Verónica Hernández Giadáns, no puede meter a la cárcel a «charales» yunistas, qué pasará con los verdaderos «peces» gordos. Díganle a la doña que anda más ocupada en su vestimenta y bolsos que se ponga a leer, que agarre el diccionario, que se rodee de excelentes asesores -a los amigos y recomendados que los mande a volar- y que escuche consejos. Que empiece por despedir a su ineficiente vocero que no sirve para nada.