A la improvisada, ignorante y soberbia encargada de la Fiscalía General de Veracruz, Verónica Hernández Giadáns, ya la apodan «La Piñata», pues como se conoce en el argot jurídico sólo le están dando palos, es decir, no gana ni un caso, su saldo: tener que liberar a yunistas por falta de pruebas.