Primer acto: ordena la Fiscal General «detengan al hijo de Jaime Téllez Marié y así quedó bien con mis jefes», segundo acto (horas después): sale libre el vástago del inefable yunista ex titular de SSP por falta de pruebas. ¿Por qué? Porque la señora y su personal no saben ni siquiera integrar una carpeta de investigación.