Mucho ruido, pocas nueces… La encargada de la Fiscalía General de Veracruz, Verónica Hernández Giadáns, sólo se la pasa en reuniones de «trabajo», mesas de diálogo y en el té, pero sus resultados hasta el momento son muy, pero muy pobres. Ni hablar, hay que dejarla que aprenda, para que años después brinde resultados positivos.