El que sale reprobado en este primer año de gobierno, es el titular de la Secretaría de Salud, Roberto Ramos Alor. El gordito barbón que sólo anda pensando en el chile (verdura, no sean mal pensados), ya comprobó que no es lo mismo ser borracho que cantinero.