Se avizora oootro frente de la 4T con campesinos y ganaderos, y es que éstos se verán obligados a pagar impuestos a los derechos del uso de agua, según la reforma a la Ley Federal de Derechos para 2020, que diputados aprobaron la madrugada del viernes. Expertos ya advierten que el nuevo pago representa un ahorcamiento al sector agrícola si este nuevo gravamen pasa en el Senado, pues se incrementarán los costos de producción y en consecuencia el precio de los alimentos será mayor. Dicen que a la larga al Gobierno le va a salir “más caro el caldo que las albóndigas”, pues en su afán de hacerse de recursos extra las acciones representarán un duro golpe al sector. Bueno, hasta el Consejo Nacional Agropecuario ya alerta de que la soberanía alimentaria podría comprometerse. A ver….Se lee en “Rozones” de La Razón.