Masacrados en Catemaco; ejecutados en Coatza y acribillados en Martínez. La culpa es de Winckler. Perdón, ahora la incompetente es otra y se llama Verónica Hernández Giadáns.