El pasado fin de semana fue clausurado formalmente el Congreso Internacional sobre Derecho de Familia y Menores, organizado por el Tribunal Superior de Justicia, el Consejo de la Judicatura, la Escuela Judicial, el Colegio de Doctores en Derecho del Estado de Veracruz y la Universidad de Almería, España, en el que participaron destacados ponentes, investigadores, académicos, estudiantes de Derecho y servidores públicos del Poder Judicial.

Fue la Magistrada Claudia Reséndiz Aguilar, integrante de la primera sala del Tribunal Superior de Justicia, quien, a nombre del magistrado Presidente del TSJ y del Consejo de la Judicatura del Estado,  Edel Álvarez Peña,  llevó a cabo la clausura de estos trabajos.

Como bien señala Reséndiz Aguilar, el magistrado presidente siempre pondera que quienes forman parte de esta institución tengan una formación profesional pero que también sean seres humanos sensibles y sobre todo en esta materia que es tan importante: el Derecho de Familia.

Lo que se espera es que este congreso haya servido para reflexionar sobre la importancia de la familia en la sociedad y la responsabilidad de quienes hacen el  quehacer jurisdiccional pues solamente dictando sentencias ajustadas a Derecho estarán contribuyendo a restaurar familias en las cuales se encuentren menores que hayan sido violentados en sus derechos.

Recordemos que la familia no está en crisis, sino la sociedad, por lo tanto a los servidores públicos del Poder Judicial les corresponde contribuir en esa restauración de la sociedad, y de la familia como componente máximo de ella. Bien por Álvarez Peña.

DIP. AMADO CRUZ M.

El representante local recibió una sopita de su propio chocolate.La soberbia extravió al legislador.

Resulta que durante la Asamblea del Distrito 11 de Morena, donde se llevó a cabo la elección de consejeros, el legislador fue severamente abucheado por los asistentes con tal solo ser mencionado como uno de los aspirantes.

La militancia le exigió congruencia a Cruz Malpica pues, tal y como lo rezan los estatutos del partido de López Obrador, los que pretendan obtener cargos no deben ser funcionarios en activo.

El resto de participantes cumplieron cabalmente con lo que marcan los estatutos, una fórmula compuesta por hombre y mujer, y curiosamente el único que no la llevaba era el propio Amado Cruz.

Bien reza la máxima popular que cuando le perra es brava, hasta a los de la casa muerde. Provecho.