No es lo mismo sostener una empresa con recursos propios que estar financiado por el Gobierno de Veracruz (aplica para negocios de distintos giros). Ahí tienen a los «Tiburones Rojos» que desde que les quitaron la teta presupuestal, andan de capa caída, pasaron a ser «charales».