Es lamentable lo ocurrido en Culiacán, de ahora en adelante cualquier líder de malosos al ser detenido por las autoridades ordenará sembrar el pánico y será liberado. Al tiempo. ¿Y el cambio?