Este viernes 20 de septiembre, con la soprano Yvonne Garza como solista y dirección de Jorge Mester

GOLPE POLÍTICO

Boca del Río, Veracruz.- La Orquesta Filarmónica de Boca del Río anuncia para este viernes 20 de septiembre un programa por demás atractivo en que se incluyen la Sinfonía “El filósofo” de Haydn, la “Sinfonía da Requiem” de Britten, “Adagio y Fuga” de Mozart y las “Cuatro últimas canciones” de Strauss. La dirección será del internacionalmente renombrado maestro Jorge Mester, su fundador y actual Director artístico, con participación de la soprano regiomontana Yvonne Garza como solista.

El acontecimiento se anuncia para dar inicio en punto de las 20:00 horas, con la acostumbrada charla de apreciación previa desde las 19:00, para la cual el acceso es sin costo y para todo público.

La solista

Yvonne Garza es originaria de Monterrey, Nuevo León. Obtuvo Licenciatura y Maestría en Estados Unidos, y debutó en el Palacio de Bellas Artes al lado del tenor Ramón Vargas con el papel de Inés en “La favorita”. También participó en “La flauta mágica” al lado del tenor Francisco Araiza, en el mismo teatro. Ha ganado prestigiosos concursos como el “Carlo Morelli” de México, el Palm Beach Opera y, por tres años consecutivos, el de la Asociación Nacional de Maestros de Canto de los Estados Unidos (NATS). Fue invitada para cantar con el tenor Plácido Domingo en Washington, DC, y obtuvo una beca para perfeccionarse en Tel Aviv. Ha tomado clases magistrales con grandes cantantes como Diana Soviero, Mignon Dunn, Francisco Araiza, Justino Díaz y Renata Scotto, entre otros. Como solista ha actuado con las orquestas más importantes del país y en el extranjero con orquestas en Estados Unidos, Portugal y Polonia.

Las obras del programa

Muchas sinfonías del austriaco Franz Joseph Haydn (1732-1809) cuentan con subtítulos curiosos que no siempre fueron asignados por el compositor. La número 22 es conocida como “El filósofo”, fue escrita en 1764 y se le llama así porque se supone que el efecto de tic-tac de las cuerdas, en el primer movimiento, sugirió a algún contemporáneo la imagen de un hombre sumido en profunda cavilación.

La “Sinfonía da Requiem” de Benjamin Britten (1913-1976) es una partitura de contornos amargos, estrenada exitosamente en Nueva York en marzo de 1941. Su origen es de lo más curioso: en 1939 llegó a Britten la encomienda para escribir una obra, misma que asumió aunque ignoraba que se destinaría para conmemorar un aniversario de la fundación del imperio japonés. Desde luego que los nipones rechazaron esta música de factura “cristiana”, sombría y con subtítulos tomados de la Misa para Difuntos, aunque actualmente es una de las creaciones más conocidas y gustadas de este maestro británico.

“Adagio y Fuga” de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) fue terminada hacia finales de junio de 1788, tres años antes de la muerte de su autor y en los mismos días en que ponía punto final a sus tres últimas sinfonías: las 39, 40 y 41. Los motivos para escribir esta pieza son desconocidos, aunque no faltan quienes suponen que pudo haber sido a instancias de Franz Anton Hoffmeister, compositor alemán que en 1785 fundó en Viena una editora mediante la cual publicó sus creaciones y de muchos compositores importantes de la época.

Las “Cuatro últimas canciones” del alemán Richard Strauss (1864-1949) muestran una atmósfera crepuscular, una postración ante lo inevitable que nunca adquiere matices de terror o miedo. Son una elegía esperanzadora y colmada de consuelo concebida hacia 1946, cuando Strauss sentía cercano el final de su existencia. Para su obra, tomó textos de Joseph von Eichendorff y Hermann Hesse. Este ciclo fue estrenado en Londres, en mayo de 1950, ocho meses después de la muerte del compositor.

Para este acontecimiento, los boletos están a disposición de todo público en las taquillas del Foro Boca y en www.foroticket.mx