VANGUARDIA
La actriz y cantante que se catapultó a la fama como “Hannah Montana” y lanzó este año el EP “She is Coming”, acaba de romper su matrimonio con el actor Liam Hemsworth y parece consolarse con el amor de la «influencer» Kaitlynn Carter. La famosa sigue buscando el amor…
Es actriz, cantante, tiene casi 100 millones de seguidores en Instagram, es vegana, activista LGBT, y otro sinfín de cualidades que la han hecho ser, en definitiva, uno de los íconos juveniles de la era “millennial”. 
 Miley Cyrus, la estrella, ha vuelto a los focos mediáticos por su reciente ruptura matrimonial con el actor Liam Hemsworth. Su posible romance con la bloguera Kaitlynn Carter y sus ideas sobre el matrimonio: “definitivamente, no encajo en el rol estereotipado de esposa”, según dijo a la revista Elle el pasado mes de julio, pueden haber conformado el cóctel completo.
“Estoy en una relación hetero, pero aún me atraen sexualmente las mujeres” comentó entonces  a la mencionada publicación, añadiendo respecto a su matrimonio: “mi relación es única”. 
¿Qué ha sucedido desde entonces para que se haya anunciado la separación con su exesposo? ¿Y por qué no encaja en ese rol? Para eso, hay que repasar toda la historia de Miley.
FAMILIA NUMEROSA
La música le vino dada de herencia. Y es que Miley Ray Cyrus, nacida el 23 de noviembre de 1992 en una granja de Franklin, Tennessee (Estados Unidos); es hija de Leticia Finley y del cantante de country Billy Ray Cyrus. 
Tiene varios hermanos: Trace y Brandi (hijos de Leticia), Cody Cristóbal (hijo de Billy), y Braison y Noah (hijos del matrimonio Leticia-Billy). Y, al igual que ella, algunos comparten la pasión por el mundo artístico. Brandi es guitarrista, Trace es vocalista del grupo “Metro Station” y Noah es actriz y cantante.
Además, la cantante Dolly Parton fue madrina suya y, a su vez, el abuelo de Miley, Ronald Ray Cyrus, es un político republicano. Es en honor a él por lo que Miley adoptó como segundo nombre el de “Ray”. Además, Miley viene por “Smiley”, ya que ella sonreía a menudo. Antes de eso, sus padres la habían bautizado como Destiny Hope Cyrus.
Sureña y de educación cristiana, Miley llegó a llevar un anillo de castidad y a asistir a la iglesia bautista. Estudiaba en la Heritage Elementary School y, desde muy pequeña, mostró su interés por la actuación, dando sus primeros pasos en ese mundo con tan solo ocho años.
A esa edad se mudó junto a su familia al país vecino, Canadá, a Toronto. Allí, en 2001, su padre estaba rodando la serie “Doc” y, al ver sus rodajes, Miley empezó a sentir la pasión por esa profesión, que se intensificó tras ver el musical de “Mamma Mía!”. 
A partir de ahí, empezó a formarse en canto e interpretación en la “Armstrong Acting Studio”. 
En 2003 apareció en el filme de tim Burton, “Big Fish”. También actúo en el videoclip de la canción “If Heartaches Had Wings”, de Ronda Vicent y en el Colgate Country Showdown, junto a su padre.
HANNAH MONTANA
A pesar de las trabas que le ponían en las distintas audiciones debido a su corta edad, Miley consiguió hacerse con el papel protagonista de una serie de “Disney Channel”, gracias a sus dotes musicales. Se trataba de “Hannah Montana”. El resto, es historia.
El éxito del show catapultó a la joven a la fama, convirtiéndose en un icono infantil y juvenil. Y las bandas sonoras de la serie, interpretadas por ella, también resultaron exitosas. Así, se convirtió en un producto que atraía a las masas adolescentes.
Tras venderse en 2006 la banda sonora de la primera temporada de “Hannah Montana”, salió en junio de 2007 un doble-disco: por un lado, la BSO de la segunda temporada de la serie; por otro, el primer disco de la artista bajo el nombre de Miley Cyrus, “Meet Miley Cyrus”.
A partir de ahí, le siguieron más éxitos: discos, película sobre la serie, giras, conciertos, sencillos… Hasta que la actriz terminó harta. En 2010, cuando la serie todavía no había finalizado (estaba previsto que lo hiciera en 2011), lo expresó para la revista Parade.
“Estoy segura de que voy a alegrarme mucho y a ser muy feliz porque por fin dejaré de ser… bueno, alguien que no soy” dijo, con tan solo 17 años de edad. “Odio que crean que soy un producto. No soy una muñeca, aunque la gente me quiere tratar como tal”, añadió.
El pasado mes de julio, volvió a hablar de ello y confesó una de las razones definitivas para dejar la serie: “una vez había cumplido los 18 años me sentí ridícula”, dijo en una entrevista publicada por Elle y People. Y confesó: “en el momento en que probé el sexo pensé: ‘no me puedo poner la p… peluca otra vez’”.
ARTISTA LIBERAL
Cuando se liberó de la peluca que la convertía en aquel personaje, Miley reinventó su carrera artística y, de ser una “Chica Disney”, pasó a convertirse en una artista provocativa, polémica y experimental. 
Actuaciones con ropas y bailes insinuantes  y estrambóticos dieron paso a una Miley mucho más adulta y madura.
De hecho, su personaje en uno de los capítulos de la última temporada de Black Mirror, Ashley O, está inspirado en la propia artista y en su vida, tanto dentro como fuera de Hannah Montana, con carácter autobiográfico. Se trata del episodio, “Rachel, Jack and Ashley Too”. 
“El personaje soy yo. Lo reinterpretaron como hacen habitualmente, pero la industria ya es lo suficientemente oscura de por sí”, confesó en la entrevista publicada por las revistas Elle y People. Y es que el personaje es, al igual que ella, una joven cantante e ídolo juvenil que vive atrapada en el personaje-producto que le han impulsado a ser.
“A veces me he sentido igual que Ashley O. Todavía me pasa. Me he sentido así haciendo este disco” dijo refiriéndose a su último EP, “She is Coming”, que se publicó el pasado mes de mayo. En ese sentido, se espera que vea la luz este año el álbum “She is Miley Cyrus”.
Otros de sus trabajos musicales son “Breakout” (2008), “Can’t Be Tamed” (2010), “Bangerz” (2013), “Miley Cyrus & Her Dead Petz” (2015) y “Younger Now” (2017). También ha trabajado en películas y series como “The Last Song” (2010), “LOL” (2012), “So Undercomer” (2012), o “Crisis in Sex Scenes” (2016). En la temporada 2016-2017 fue coach de “La Voz”.
Además de eso, la artista tiene una larga trayectoria filántropa y de conciencia social. Entre otros proyectos, es creadora de “The Happy Hippie Fundation”, con la que busca ayudar a los jóvenes sin hogar y al colectivo LGTB en los Estados Unidos.
Y es que ella misma forma parte de esa comunidad, como ha expresado en varias ocasiones: “Soy abiertamente de género fluido y siempre he sido honesta sobre mi sexualidad” dijo en sus “stories” de Instagram.