Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, lleva varias semanas nadando de muertito, tratando de invisibilizarse. Pero cualquier esfuerzo está de más. Su destino le alcanzó. La destitución del gobernador de Nuevo León, como sanción por el desvío de recursos en la recolección de firmas para su campaña presidencial independiente, “sí es viable y es un tema que está sobre la mesa”, aseguró el diputado Francisco Cienfuegos, coordinador de la bancada del PRI en el Congreso estatal. “En su momento se va a llevar a cabo un estudio y una propuesta de dictamen por parte de la Comisión Anticorrupción”, expuso. No podría terminar su periodo debido al presunto desvío de fondos. Caro le costó encapricharse. Y no quedó bien ni aquí ni allá…..Se detalla en “Frentes Políticos” de Excelsior.