Situación de cuidado la que se vive en Guerrero porque no se han podido aplicar las vacunas contra el sarampión y la tuberculosis a la población requerida. Se sabe que el problema se encuentra en la Secretaría de Salud federal, dependencia que ha especificado que todo se debe a un “problema de disponibilidad”. Dicen que en hospitales de la entidad ya sólo les queda rezar y confiar en que pronto lleguen las vacunas y se pueda evitar una  contingencia mayor. ¿Con el retraso, la dependencia federal sabrá a qué se enfrenta?…Se lee en “Rozones” de La Razón.