De entrada, con una militancia de más de 45 años y siendo de lo mejorcito que tenía, José Narro, quien aspiraba a la dirigencia nacional, le “da” las gracias al tricolor, lo abandona. Así, de tajo.

Lo mismo de siempre, atribuye su salida a la extrema simulación que se está dando en el proceso para elegir al dirigente nacional.

El fingimiento siempre ha estado presente en este y en todos los partidos políticos, no es nuevo, de lo que realmente han carecido es de democracia, de igualdad.

El centralismo y el autoritarismo han sido las cartas de presentación de todos ellos y el PRI, por supuesto que no podría ser la excepción.

Lo cierto es que a los priistas la ceguera los invade, los tiene copados, por lo tanto, lo único que se vislumbra es una caída libre de este instituto político.

Por lo mientras la renovación de la dirigencia nacional ya está a la vuelta de la esquina, en medio de una severa crisis de credibilidad el tricolor busca la transformación y así estar en mejores condiciones en el 2021.

De igual forma la escases del dinero le está pegando muy duro al PRI, ya no queda ni polvo de aquellos tiempos de abundante tesoro, de riqueza financiera, actualmente puras vacas flacas, puras reses tuberculosas.

Nada más para darnos una idea el proceso interno costará alrededor de 80 millones de pesos, sí, ochenta millones de pesos, dinero que lógicamente no tiene el tricolor.

La crisis esta tan dura que el Revolucionario Institucional tuvo que hipotecar uno de sus edificios ubicado José María Lafragua número 3, en la colonia Tabacalera, y así poder desenredar su proceso interno.

Y por sentido común la pregunta surge, ¿y dónde están esos políticos que se enriquecieron gracias a estas siglas? Al menos aquí  en la entidad veracruzana existe una retahíla de políticos  oportunistas los cuales ahora, que solo aprecian ruinas en la esquina de Ruiz Cortines y Francisco Moreno, ya emigraron, lo han abandonado.

Se van a robar va otro partido. Muchos de ellos actualmente son millonarios, dejaron de comer bolillos duros atascados de retazos de jamón y ablandados con chiles en vinagre.

Ya no viajan en desvencijados autos compactos, muchos de ellos llegaron montados en viejas unidades las cuales traían la defensa amarrada con alambre recocido.

Ya no matan el hambre almorzando en fondas, ya se olvidaron de la comida corrida, de las fritangas de la esquina.

Ahora puro restaurante de lujo, puros manjares. Lo cierto que solo enseñan el cobre, solo muestran lo ojetes que son. Son malagradecidos, miserables.

Son los mismos que ahora se dan vida de jeques, sin mayor vergüenza se pasean por las plazas comerciales gastando a manos llenas, obsequiando lujos ya sea a la querida o al mayate. Porque eso sí, el sobrino no les puede faltar, ese va por delante.

Y su partido, ¿el que los alejo de la pobreza?

Bola de sinvergüenzas.

¡Pobre tricolor!

ALERTAS DE GÉNERO

De mal en peor la entidad.

Esta vez la académica de la Universidad Veracruzana, Estela Casados González, advirtió que en junio de 2017 hubo en Veracruz 33 feminicidios y este año, la cifra durante este mes podría ser similar, pues esa tendencia continúa.

La investigadora criticó que por diferencias políticas haya momentos en que las cifras de asesinatos de mujeres y feminicidios se disparan y pasen desapercibidos.

De igual forma lamentó que a dos años y medio de la declaratoria de Alerta de Género por feminicidio los casos vayan al alza y la tendencia se mantenga.

Como bien externa la investigadora la exigencia debe ir a los tres órdenes de gobierno pues las declaratorias de alerta por violencia de género tanto por feminicidio como por agravio comparado son de índole federal y no tienen presupuesto ni reglamentación puntual sobre periodo y tareas a cumplir, lo que crea una gran laguna.

Pero eso no es todo también la diputada local, Ivonne Trujillo Ortiz, alza la voz y resalta el incremento de feminicidios en la entidad.

Foto: Archivo

La representante popular agrega que en lo que va del año, se han registrado 116 muertes de mujeres.

El aumento es considerable ya que según la legisladora la cifra se elevó en un 148 por ciento, situación que no tiene precedente en la entidad.

El tan cacaraqueado programa “Cero Tolerancia” no está dando resultado, al igual que muchos otros solo es discurso, solo son frases trilladas.

De lamentable se puede calificar la actuación del secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, ya que no se ve por donde disminuya la inseguridad.

Lo bueno es que, como dice el regiomontano, ya habrá de llegar el día en que los malosos se choquen y entonces es cuando dejen en paz a los más de ocho millones de veracruzanos.

Por lo mientras hay que tener paciencia.

¡Por favor!, más seriedad señores. Ya basta de tanto cinismo,

 CAEN LOS EMPLEOS

Según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social el mes pasado, en todo el país, únicamente se crearon 3 mil 983 nuevos empleos.

Lo anterior semeja a una caída de casi 90 por ciento en relación a los creados en el mismo mes del año pasado, fecha en que se reportaron más de 33 mil nuevas plazas.

También en materia de empleos la 4T, no da una. Según el reporte mensual del instituto al que renunció German Martínez, en los primeros cinco meses del año se generaron 303 mil 545 puestos.

El documento precisa que la caída en el empleo pudo haber sido provocado por “efectos cíclicos”.

Es muy claro en su mensaje y agrega que la suma de “3 mil 983 puestos es resultado de la disminución de 36 mil 861 empleos eventuales acompañados de la creación de 40 mil 664 permanentes.

Como se aprecia el gobierno del tabasqueño poco es lo que está aportando en este rubro. Los empresarios no tienen mayor oportunidad de inversión, la inseguridad es lo que los aleja y prefieren preservar su capital económico.

¡No es para menos!