EL UNIVERSAL

El Tri de Gerardo Martino debutó con victoria 7-0 en la Copa Oro 2019 en el Rose Bowl

El primer trámite que debía cumplir la selección nacional rumbo al título de la Concacaf quedó cubierto sin mayores dificultades.

Goleada de 7-0 sobre Cuba, en la que el hat-trick de Uriel Antuna puso emoción a una noche en la que nunca estuvo en riesgo la diversión de los paisanos en el Rose Bowl.

Lo que son las cosas, el atacante del Galaxy de Los Ángeles era el destinado a abandonar al equipo cuando se tuviera que definir la lista de 23 futbolista que disputarían la Copa Oro y justo en suelo californiano tuvo una noche de ensueño con esos tres goles (2′, 44′ y 80′).

Otro que destacó, aunque con algunos apuros, fue Raúl Jiménez, quién marcó doblete (31′ y 64′), aunque por momentos se le vio desesperado por querer cumplir con la cuota goleadora que se espera de él, tras las comparaciones con el ausente Javier Hernández. Diego Reyes, al 38′, y Alexis Vega, al 74′, completaron el abultado marcador con el que el conjunto mexicano abrió su participación en una copa en la que está etiquetado como el favorito para ganarla, aunque para eso, el Tata tendrá que apretar algunas piezas que por momento, más allá de la relajación que se generó ante la poca resistencia del rival, mutó en un exceso de confianza que el estratega nacional tendrá que erradicar del equipo.

Victoria número uno para Gerardo Martino en partido oficial como técnico del conjunto tricolor. El marcador, además, le permite quedar en primer lugar de grupo luego del triunfo de Canadá 4-0 sobre Martinica. El miércoles, el conjunto mexicano se mide a los canadienses en busca de amarrar la clasificación a la siguiente ronda.