Vaya que la Rectora de la Universidad Veracruzana la riega todos los días, miren que defender a un «estudiante» que fuma mota e ingiere alcohol en una Facultad, es no tener idea de lo que dice. Doña Sara Ladrón sigue creyendo que la UV es su escuela particular o su negocio personal.