24 Horas/ JULIO GUTIÉRREZ

México le quedan seis meses para lograr una recuperación económica y con ello evitar una recesión, ante señales que han encendido las alarmas tanto a nivel mundial como nacional, provocando que organismos internacionales reduzcan sus perspectivas de crecimiento para el cierre del año, advirtieron especialistas consultados por 24 HORAS.

El economista principal de BBVA Bancomer, Arnulfo Rodríguez Fernández, explicó que a nivel global existe una desaceleración económica, hecho que se hizo más presente en México al cierre del cuarto trimestre del año pasado, cuando registró un crecimiento trimestral de 0.2%, menor al 0.6% observado en el trimestre previo.

Aunque estimó que con una mayor inversión que genere empleo, la economía mexicana podría elevar sus niveles de crecimiento y con ello evitar la recesión que se avecina.

“Vale la pena recordar que una recesión se define de manera técnica cuando se presentan dos caídas trimestrales consecutivas en el PIB. Para que ocurriera una recesión económica en México, consideramos que sería necesario que la debilidad manufacturera en Estados Unidos (observada en enero y febrero) se extendiera y profundizara por varios meses más”, dijo el experto en entrevista.

Por separado, Raymundo Tenorio, director del Centro de Estudios Interdisciplinarios y de Prospectiva (CEIP), agregó que los “focos amarillos” que pudieran vislumbrar una recesión es, por ejemplo, el comportamiento del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), el cual lleva seis meses a la baja; además del Índice de Inversión Fija Bruta que va con dirección a un ciclo recesivo, así como el Índice de la Actividad Industrial.

Raymundo Tenorio, consideró que si al menos en los siguientes trimestres dichos índices se mantienen en la misma dirección, se podría hablar de forma técnica de una recesión económica en México.

El economista de BBVA Bancomer detalló que a pesar de un ligero repunte en el ISM manufacturero de Estados Unidos correspondiente a marzo, su componente de producción mantuvo un bajo crecimiento anualizado que de continuar en los siguientes meses, causaría una afectación en la producción manufacturera de ese país.

“Una situación como ésta sería una señal preocupante que alertaría sobre un menor dinamismo económico en México”, expuso.

Otros organismos como el Banco de México han advertido que entre los riesgos que se encuentran están las tensiones comerciales entre China y EU, la indecisión del Brexit y la confianza de los inversionistas .