Quien se desinfla como un globo es Marlon Ramírez Marín; sin duda el fidelista, carvallista y yunista no es la mejor opción para ser dirigente del PRI en Veracruz.