• Un contrato firmado en el 2013 con el gobierno de Javier Duarte en el que se condicionan privilegios a cambio de la permanencia en Primera sería el determinante
TELEVISA DEPORTES

Las malas noticias para Veracruz siguen llegando. Luego de que se consumara su descenso de la Liga MX en el Clausura 2019, los Tiburones tienen, ahora, un problema más que afrontar: buscar la forma de retener su estadio, si tienen como plan el pagar la multa de 120 millones de pesos para mantenerse en Primera.

De acuerdo a un contrato que circula en redes sociales, Fidel Kuri Grajales firmó un contrato con Javier Duarte, entonces Gobernador priísta de Veracruz.

En este se estipulaba que mientras el equipo se mantuviera en Primera División podría usar el estadio Luis Pirata Fuente sin pagar renta. De igual manera podría hacer uso del escudo, del mote de ‘Tiburones’ y el Centro de Formación.

Al perder la categoría, Kuri Grajales debería regresarle todo al Gobierno, pues la cláusula de permanencia estaría rota ya y favorecería al mandato de Cuitláhuac García Jiménez, Gobernador morenista del estado.

Dicho contrato tiene una firma que data del 2013, cuando Duarte aún era la máxima autoridad en Veracruz. Sin embargo, no tiene una fecha estipulada de ruptura; todo se condiciona a la permanencia del equipo en el Máximo Circuito.