Nada contentos están los empresarios del sector turismo y senadores de oposición con el desempeño del secretario de Turismo, Miguel Torruco, quien ha sido el operador para cerrar la llave de los recursos para la promoción turística internacional y el fomento de los llamados pueblos mágicos. Nos dicen que entre los legisladores, don Miguel acumula también puntos negativos en su tarea con el spot morenista que su jefe, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ordenó retirar. Después visitó Berlín para llevar la austeridad de la 4T, en lugar del brillo de los atractivos y lugares turísticos mexicanos. Los hombres de negocios, nos dicen, están francamente decepcionados con el trabajo de Torruco. Y en el Senado ya se habla de que el funcionario acuda al pleno a rendir cuentas de sus nimios resultados…Se puede leer en “Bajo Reserva” de El Universal.