A los gandallas que secuestran la presa “Yuribia” deberían darles cárcel y ni un peso; dejar sin agua a las ciudades del sur de Veracruz es algo criminal. Los priistas los dejaron mal acostumbrados, pues quieren cinco millones de pesos mensuales que les de el gobierno estatal. ¡Abusivos!