Golpe Político 

09/03/19

“Buenas tardes, Director de Golpe Político

El motivo de mi correo es para compartir algunas cosillas que me han llamado la atención, debido a esto prefiero guardar el anonimato porque es complicado, por lo que me mantendré en anonimato.

Mi deseo es señalar algunas cuestiones que me parecen irregulares dentro del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura (IMAC), por tanto no es el acusar directamente, sin embargo, los hechos están por lo que pido a las autoridades competentes, los analicen y se cuestione o bien, si no se encuentra nada irregular, será porque las acciones han sido bien intencionadas.

Comparto lo siguiente para que se investigue y ustedes juzgarán en pro de la verdad y transparencia:

IMAC lleva a cabo un programa en particular denominado hidrocálidos que aparenta apoyo a los músicos locales de Aguascalientes, si bien es cierto que ha apoyado a varias bandas, esa ayuda parece se utiliza para cubrir otros movimientos.

Por ejemplo:

En el 2017 se le pagó a la empresa «Intolerancia» por colocar un músico allegado al director del IMAC para que tocara en él “Vive Latino”, no se sabe de dónde vino con qué dinero (la información fue proporcionada por un trabajador externo que vive en el DF que se dice productor musical, el cual es contratado por el IMAC durante la feria y el festival de la ciudad y que abiertamente decía que se había pagado mucho dinero por parte del instituto para meter al músico José Octavio en el festival.

De no ser cierto, pareciera que dentro del instituto hay gente que habla mal de ellos, lo cierto es que no se sabe cuánto se pagó porque también, a cambio de ese favor, el IMAC contrató a varias agrupaciones de «intolerantes» para la feria de San Marcos del año pasado de las cuales gastó mucho dinero por contratarlas (pueden ver la programación de ese año 2018) y a las agrupaciones locales no se les pagó nada porque les decían que con el apoyo del espacio era suficiente, por lo que por tocar para la feria ya era su paga. Parece como si hubiera un tráfico de influencias, como el músico José Octavio es muy amigo del director, se usa el aparato del instituto para satisfacer objetivos personales y de un grupo.

Para un concurso que hicieron el año pasado, trajeron de jurado a un productor que costó carísimo, se suponía que solo le grabaría a los ganadores del concurso, pero cosa curiosa, quien pidió al productor extranjero fue el propio José Octavio que a pesar de no haber concursado también sacó un disco producido por esta persona.

En el caso de los ganadores, el IMAC pago su producción y maquila, no queda claro si con José Octavio también hizo eso aun cuando él ni siquiera participó (no sale nada de eso en la página de transparencia), el mismo Octavio tiene un estudio de grabación que no queda claro si pertenece al IMAC o a él, por su parte el director del IMAC dice que es del instituto y Octavio dice que es del (porque de hecho es el que lo trabaja). Ese estudio ha sido equipado por el IMAC.

Lo raro también es que en el portal de transparencia no aparece Octavio como proveedor del instituto, tampoco aparece cuanto del dinero público se dio al productor ni sobre que conceptos, el IMAC contrato un agencia para asesorar a los grupos, pero en la página de transparencia solo aparece que trabajaron con ellos hasta el 2017, cuando la agencia sigue trabajando y tampoco dice cuanto se le paga y por concepto de que según su página, está actualizada hasta octubre del 2018.

En esta agencia que trabaja para ellos, labora una persona que se encarga de vender a las bandas que apoya, en menor medida que a Octavio, solo consiguiendo conciertos menores, esa persona fue jurado en el selección de grupos del instituto de cultura del estado eligiendo en su mayoría a las agrupaciones que vende por parte de su labor en municipio.

En mi opinión no puedes ser juez y parte, porque municipio te está pagando por acomodar bandas y luego eres jurado de otra instancia. La objetividad se pierde y más cuando ves a los seleccionados y en su mayoría son a los que representas.

Ese instituto ha apoyado incluso prácticas ilegales, en el programa hidrocálidos estaba considerada la cantante Gabriela Bernal, de hecho, la agencia que trabaja con el IMAC para asesorar bandas, tiene dentro de sus músicos que mueve a dicha cantante.

Esa cantante ganó un PECDA en el 2017 siendo que ella no radica en Aguascalientes sino en la ciudad de Querétaro, aun cuando ella es de aquí, la convocatoria del PECDA  dice bien que se debe de tener un mínimo de 4 años de residencia aquí, a mí me hicieron ir por un papel y no me lo dieron porque apenas tenía 2años.

Ella vive en Querétaro desde hace muchos años, de hecho en sus redes sociales se puede ver, es extraño que ninguno dijera nada al respecto cuando la cantante Bernal ganó la beca de manera ilegal.

No dijo nada el IMAC aun cuando ellos lo sabían, tampoco dijo nada la agencia que los representa aun cuando los mismos directivos que manejan el PECDA, compran a los grupos que esta agencia maneja. Es raro que con tanta cercanía no se dieron cuenta o parece que guardaron silencio adrede.

Aguascalientes es muy chiquito como para que nadie lo notara y más si entre ellos se conocen, falta ver el programa del IMAC para este año en la feria de San Marcos, en el del ICA ya se vio que acomodaron ese juez a las bandas que vende falta ver como se cobraran los favores y el tráfico de influencias de los jurados que trajeron este año.

Si desean ver más los datos están en la página transparencia del IMAC sobre proveedores, no hay información clara sobre todo esto, ojalá se resuelvan las cosas.

Saludos.”