El PRI llegó a su 90 aniversario cargando la pesada losa de la derrota electoral del pasado primero de julio.
Una carga pesadísima que apenas le permite moverse. Y sin embargo tiene que mostrar signos vitales para que los ciudadanos no le extiendan su acta de defunción.
Tiene en el futuro próximo la oportunidad de que puede reinventarse.
Claudia Ruiz Massieu dijo que la muestra de que la renovación va en serio es el inminente proceso democrático en el que la militancia, y no las cúpulas, definirá quien dirigirá al partido los próximos cuatro años.
De ser cierto, será la primera vez en su larguísima historia en que la voz de la militancia marca el camino del partido…. Se destaca en Pepe Grillo de La Crónica.