La cosa se puso fea en Xalapa y Coatepec, diría El Buki: «a dónde vamos a parar».