Faltaron a su promesa, incumplieron su palabra y quedaron en evidencia ante la opinión pública: Jessica Ramírez Cisneros y Magdaleno Rosales Torres le hicieron el juego sucio al yunismo en Veracruz, para mantener a un Fiscal General del Estado que ha acusado inoperancia e ineptitud en su responsabilidad.

Estos diputados, no solamente traicionaron al partido que los recibió y brindó la oportunidad de representar a la ciudadanía de sus respectivos Distritos, su ingratitud lastima también a los veracruzanos, que se cansaron de exigir cambios en la procuración de justicia.

Una votó en contra, el otro simplemente se abstuvo de respaldar los dictámenes de la Comisión Instructora que declararían procedente la destitución de Jorge Winckler Ortíz al frente de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Increíblemente, Ramírez Cisneros respaldó en la Comisión Instructora el par de dictámenes, entonces con su ahora voto en contra levanta suspicacias y sospechas entre los pasillos legislativos.

Lo de Magdaleno ya era un ‘strike’ cantado, el tipo desde días previos venía acusando su rebeldía, su participación en la sesión de este viernes demostró una vez más que está más a favor de sus intereses personales que del bienestar de Veracruz.

Jessica y ‘Maleno’ se exhibieron: frente al pueblo de Veracruz quedarán marcados por la historia, en ese lugar de deshonra donde también ya están manchados Gonzalo Guízar, Erik Aguilar y Florencia Martínez.