Golpe Político 

Manuela V. Carmona

Orizaba, Ver., 19 de febrero de 2019.- El rechazo a las personas discapacitadas no sólo se registra en el ámbito laboral, sino desde el hogar, pues muchas personas que tienen familiares con algún problema psicomotor, los relegan en sus viviendas para que no sean mal vistos, señaló la integrante de la asociación civil Carrera por la Vida, Luz del Carmen Hernández Casco.

“Hasta la misma familia procura que su discapacitado no salga, no esté dentro del ámbito de la sociedad porque piensan que los van a mal mirar, a mí me da gusto que se están dando nuevos proyectos y que ahora ya están volteando a verlos y que digan que puede hacer algo productivo”.

La entrevistada reconoció que hay mucho por hacer para que este sector sea reconocido por la sociedad, por la iniciativa privada y los tres niveles de Gobierno, “falta mucho por trabajar para que puedan reconocer a las personas discapacitadas, que son responsables y muy capaces para realizar tareas y ser independientes, estar en un trabajo y demostrar de lo que son capaces”.

“Uno de los objetivos primordiales es que las asociaciones puedan apoyar a los discapacitados para que se inscriban, es muy cierto que la gente con discapacidad no llega a tener un trabajo o la misma sociedad no los contrata porque piensan que no se van a desempeñar bien, porque hay muchos que sí tienen una profesión”.

Se congratuló de que las pensiones que el Gobierno federal otorga a las personas discapacitadas ya lleguen a este grupo vulnerable e incluso se trabaja para conformar el censo en las regiones en donde todavía hay personas que no están integradas.