Excelsior.com

PIEDRAS NEGRAS, COAHUILA

Mil 700 migrantes centroamericanos buscan regularizar su estancia en México con una visa por razones humanitarias desde el municipio de Piedras Negras, como paso previo a pisar terreno estadounidense.

A inicios de esta semana llegaron a Coahuila, miles de centroamericanos provenientes de las distintas caravanas migrantes que desde finales de octubre cruzaron México con el afán de llegar a Estados Unidos.

Algunos de ellos llegaron a Piedras Negras desde Saltillo, mientras que otros acudieron desde Monterrey o desde Tamaulipas.

La mayoría de los migrantes forman parte de la caravana que el 18 de enero entró a México sin solicitar asilo, a diferencia de un contingente mucho mayor que sí aceptó en ese momento registrarse ante el Instituto Nacional de Migración (INM) en Chiapas y, a cuentagotas, ha recibido asilo.

De acuerdo con información de las autoridades, actualmente hay unas mil 700 migrantes que buscan solicitar asilo ante el INM en Piedras Negras.

El 6 de febrero, el Departamento de Defensa informó del despliegue de 250 militares a la ciudad fronteriza de Eagle Pass, en Texas, que hace frontera con Piedras Negras, por la llegada de la caravana de migrantes.

Este viernes, y ante los fuertes rumores de un intento de cruce ilegal, las fuerzas de seguridad mexicanas llevaron a al menos un centenar de migrantes, en varios autobuses, a visitar la zona fronteriza, el puente y el río que divide las naciones.

De esta manera, disminuyeron las posibilidades de un intento de cruce ilegal a Estados Unidos, pues pudieron comprobar que en este punto fronterizo se ha desplegado un fuerte operativo de seguridad desde el lado estadounidense.

En Piedras Negras, donde en estas fechas se registran temperaturas muy bajas, la mayoría de migrantes se aloja en un albergue instalado por las autoridades.

POR INSTRUCCIONES DE AMLO BRINDARÁN ATENCIÓN HUMANITARIA

La instrucción del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es continuar con el apoyo humanitario a la caravana migrante, que permanece en Piedras Negras, Coahuila.

El delegado del Gobierno Federal, en la entidad Reyes Flores Hurtado, acudió al albergue en las antiguas instalaciones de la maquiladora, MACESA donde permanecen más de mil 800 migrantes.

La instrucción es muy clara, dar el servicio humanitario que se requiera, generar las facilidades a quienes tienen toda la disposición de estar legalmente en el país, darles seguridad y protección a quienes vienen con familias completas, a mujeres que vienen con niños, darle celeridad a su proceso de tramite migratorio.

No solo el tema humanitario, sino el tema de seguridad, que este plenamente identificado si va a estar algunos días o algún tiempo para su trámite ante el gobierno de Estados Unidos para su solicitud de asilo, pero también darle protección a nuestras ciudades, que tengamos extranjeros perfectamente identificados y legalmente en las calles de nuestra ciudad”, comentó.

Detalló que el reporte del Instituto Nacional de Migración está con buen avance para el control de visas humanitarias que se van a tramitar y que al momento suman 600 y las cuales tienen como objetivo darle seguridad a los migrantes y también seguridad a la población en la zona, teniendo extranjeros de manera legal y bien identificados.

Sostuvo que todo este trabajo tiene como finalidad que el gobierno de Estados Unidos, no vea este movimiento migratorio como una amenaza, destacó el trabajo que han hecho las fuerzas de seguridad, con un despliegue de más de mil 500 elementos.

Finalmente, el delegado del Gobierno Federal, Reyes Flores Hurtado y el Alcalde de Piedras Negras, Claudio Bres, recorrieron las orillas del Río Bravo para supervisar el despliegue de seguridad federal.