La Secretaría de Hacienda proyecta un nuevo recorte de personal en el gobierno federal.

Afila la tijera, más bien el machete, para dar un tajo de 10 mil plazas.

La austeridad tiene una cara fea, que espanta, la cara del desempleo que afecta a miles de familias que en cualquier momento perderán su fuente de ingresos.

¿Qué será de ellos? Acaso pasen al padrón de beneficiarios de los programas sociales para que en lugar de sueldo reciban asistencia.

La demanda es que los recortes arranquen primero sobre aviadores, que abundan, y que se evite al máximo que paguen justos por pecadores…Destaca Pepe Grillo de La Crónica.