En Acayucan, Veracruz, Andrés Manuel López Obrador dijo que no buscará sustituir a la dirigencia sindical de los trabajadores petroleros y que deben ser los propios trabajadores quienes generen un cambio al interior de sus organizaciones. Así respondió sobre el futuro del dirigente sindical, Carlos Romero Deschamps. “Respondo: Democracia sindical. Voto libre y secreto. Ya el gobierno no tiene sindicatos y líderes preferidos. Los dirigentes ahora los van a elegir los trabajadores de manera democrática. Ya se acabó el charrismo sindical”, explicó. Ahora será mucho más sencillo, si ustedes los pusieron ahí y ahora se arrepienten, pues quítenlos. Esta indigestión sindical no se vive solo entre líderes petroleros… Destaca «Frente Políticos» de Excelsior.