Hemos conocido la organización y logística del huachicoleo, una industria del delito a la sombra de autoridades, no sólo del interior de la República sino de la Ciudad de México. La Sedena informó que, durante el mes de enero, la comandancia de la 37ª Zona Militar decomisó más de 149 mil litros de diesel y más de 10 mil de gasolina; se aseguraron 112 contenedores para el robo de combustible, 24 vehículos utilizados para el huachicoleo y un inmueble. Los tres niveles de gobierno y Sedena aplican el plan conjunto para evitar el robo de hidrocarburos. Lo asegurado y los aprehendidos fueron puestos a disposición de las autoridades. Se abrirán carpetas de investigación. Urge que el huachicoleo sea delito grave o saldrán libres. Comenta «Frentes Políticos» de Excélsior