El trabajar de manera responsable en bien de la colectividad también molesta a aquellos que, desafortunadamente, no aportan nada pero todo critican, la labor que ha venido desarrollando el senador Ricardo Ahued Bardahuil ha inquietado a más de tres.

Lo que les ha orillado a difundir comentarios totalmente alejados de la realidad y fuera de todo contexto, pero olvidan estos detractores que el senador veracruzano por Morena es un político serio, íntegro que gusta de hablarle al electorado de frente, con la verdad.

Su quehacer parlamentario es con sentido social, es enfocado y secundando el proyecto de nación que encabeza el presidente de la República,  Andrés Manuel López Obrador.

Ahued Bardahuil en estos momentos está  concentrado de tiempo completo, en su encargo en la Cámara Alta, en la muy distinguida responsabilidad que le fue conferida en las urnas por el pueblo veracruzano, por lo tanto, no tiene tiempo para grillas baratas.

El senador morenista es un político institucional, que sabe respetar investiduras es por ello que se equivocan totalmente aquellos que cobijados en el resentimiento difunden incoherencias y comentarios de mala fe.

Ahued Bardahuil está cierto que en Veracruz el gobernador se llama Cuitláhuac García Jiménez y que los veracruzanos, como nunca antes se ha visto, le brindaron su voto para un periodo de seis años. Ese fue el mandato popular.

Su trabajo legislativo en la Cámara de Senadores siempre ha sido y será, muy en concordancia con el gobierno veracruzano, siempre pensando en sacar adelante al país y a nuestra  entidad.

El sentido de lealtad lo conoce bien, y lo tiene muy presente, por lo que habrá de continuar trabajando usando sus ‘baterías’ en favor de México y de Veracruz.

Bien vale la pena aplicar aquellas sabias palabras expresadas por Don Quijote a Sancho Panza: «dejad que los perros ladren, es señal de que vamos caminando«.