Después que alguien filtró el rumor que Tomás López Landero podría ser anfitrión de empresarios de Córdoba con el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el próximo 3 de febrero, dos o tres carroñeros detractores se le fueron encima con calumnias y difamaciones, incluso alguno que se dice comunicador. No pueden consentir, que el empresario sepa desplazarse y mantener siempre sus bonos al alza, mientras que ellos con los “tamales” vendiendo como noticia no los convoquen ni en su casa y de “perico perro” no pasarán, ni en el gremio empresarial ni en la política.