Ya que sangró a la UV, al grado de que le dio para comprarse de contado una residencia de doce millones de pesos, ya a doña Sara Ladrón le entra lo austera y dice que ahora recortará sus 200 mil pesos mensuales de salario. ¡Cínica!