El problema del relleno sanitario que originalmente se había propuesto que se instalaría en el municipio de Chinameca, finalmente no se llevará a cabo por decisión del pueblo y del Gobierno del Estado.

Personalmente el gobernador Cuitláhuac García se presentó ante los habitantes de los municipios de esa región, respetuoso los escuchó, permitió el uso de la voz de los representantes de esas comunidades y también escuchó las reacciones del pueblo, que permaneció reunido en el centro de Chinameca.

Fue un diálogo abierto, de muy buen nivel y en reiteradas ocasiones manifestó su respeto por la voluntad popular, para fortalecer la democracia y se dijo identificado con los pueblos originarios, porque él nació en un lugar similar al norte del estado de Veracruz.

“La decisión que hoy se va a tomar, será la que ustedes indiquen” insistió el gobernante, quien llegó con una guayabera blanca dispuesto a conocer las carencias de esas comunidades y a resolverles ahí mismo los problemas del agua potable, de la construcción de una clínica que funcionará todos los días con abasto de medicamentos y ofreció construir las vialidades de algunos municipios.

A diferencia de otros gobernantes del pasado que fueron impositivos, en esta ocasión Cuitláhuac fue respetuoso de la voluntad de los vecinos de esa región.