El “guapo” sigue siendo el diputado panista Bingen Rementería, quien a su paso va dejando sonrisas y suspiros; aunque a decir verdad no sabemos si habla o va a comenzar a cantar: «No culpes a la noche, no culpes a la playa, no culpes a Morena, será que no me aman».