Hace unos días el presidente Andrés Manuel López Obrador regañó a los diplomáticos que se quejan de que “no les alcanza” con la nueva política de austeridad de su gobierno. “Si no les gusta, habrá quien quiera trabajar con esos salarios”, les dijo. Sin embargo, la Cancillería, a cargo de Marcelo Ebrard, quiere suavizar la fricción, así que frente a la disminución en prestaciones de los integrantes del Servicio Exterior Mexicano en el extranjero (como pago de alquiler y ayuda para la escuela de sus hijos), la institución les prometió a los quejosos revisar los casos y tratar de ajustar costos. Según nos dicen, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 ya incluiría estas consideraciones, sin embargo, todavía no hay números detallados.

Se lee en “Bajo Reserva” de El Universal