Martha Erika Alonso cumplió el ritual.

En una sede alterna, en el primer minuto del viernes 14 de diciembre, rindió protesta como nueva gobernadora de Puebla.

No pudo hacerlo en el Congreso local, pues las instalaciones están tomadas por militantes de Morena inconformes con el fallo del Tribunal Electoral.

Este partido, Morena, conforma la fracción mayoritaria y está decidido a hacerle la vida de cuadritos al gobierno entrante de Martha  Érika.

La  gobernadora estuvo flanqueada por el exmandatario Tony Gali.

La circunstancia augura un arranque muy complejo para el nuevo gobierno, que  tiene  en contra  a la  fuerza política  dominante  en el país.

Relata “Pepe Grillo” de Crónica