24 HORAS

El peso cerró esta semana con una apreciación de 0.15 por ciento o 3.1 centavos, avanzando por tercera semana consecutiva, con una acumulación de ganancias de 0.68 por ciento.

En opinión de Banco Base, las presiones a la baja para el tipo de cambio se relacionaron con una disminución en la incertidumbre sobre el futuro de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Lo anterior, luego de que el gobierno chino aceptó la propuesta de Estados Unidos para disminuir los aranceles a la importación de automóviles, de 40 a 15%.

Al cierre de la semana que recién concluyó, esa nación asiática anunció la suspensión temporal de un arancel adicional sobre ciertos vehículos y autopartes provenientes de Estados Unidos, que entrará en vigor el 1 de enero de 2019 con una vigencia de tres meses.

Pese a ello, la publicación de indicadores económicos poco favorables para la economía de China causó un regreso de la aversión al riesgo, lo que derivó en un aumento en la demanda de divisas refugio, como el dólar estadounidense o el yen japonés.

Por otro lado, la entidad financiera subrayó que en el ámbito local, la recuperación que registró la moneda nacional durante la semana fue moderada, porque aún persiste la incertidumbre con respecto del futuro de la economía mexicana.

Indicó que por una parte todavía no se sabe qué va a pasar con el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), y por otra, los participantes del mercado local se mantienen a la espera de la publicación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019.

Puntualizó que el mercado evaluará a detalle la reingeniería en el gasto público propuesto por el actual gobierno federal, así como los objetivos y criterios económicos utilizados para la elaboración de dicho documento.

La próxima semana será relevante para la política monetaria en Estados Unidos y México, porque el mercado asigna una probabilidad de 70.6 por ciento de que el 19 de diciembre la Reserva Federal subirá su tasa de referencia en 25 puntos base por cuarta ocasión en el año.

En México, por su parte, la atención estará puesta sobre la decisión de política monetaria del Banco de México el 20 de diciembre.

Banco Base estimó que independientemente de la decisión de la Reserva Federal, Banxico subirá su tasa de referencia en 25 puntos base, debido a las recientes depreciaciones del peso.

Durante la semana, la paridad peso-dólar alcanzó un mínimo de 19.9873 y un máximo de 20.5307 pesos por unidad, y al cierre del viernes las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 20.2264 pesos por dólar.