El encuentro entre la Conago en pleno y el presidente López Obrador tuvo el mérito de limar asperezas.

Los mandatarios detectaron señales preocupantes que acotaban sus atribuciones legales en beneficio de enviados del gobierno central, lo que lastimaba al modelo federalista.

No es que todo haya quedado resuelto, pero sí se ratificó que con diálogo de multiplican las posibilidades de encontrar  coincidencias.

Gobernadores y alcaldes escucharon una propuesta que es música celestial para sus oídos: las participaciones para estados y municipios en el Presupuesto 2019 suben el siete por ciento.

“Así, sí baila mi hija con el señor”, habrán pensado los mandatarios ante el apapacho presupuestal que tuvo efecto inmediato.

Todos los mandatarios salieron de la reunión de Palacio con una sonrisa en la boca y con ganas de  tomarse selfies.

Relata “Pepe Grillo” de Crónica