Ha costado trabajo, es cierto. Tema candente al interior del primer círculo político. La presentación de la iniciativa para acabar con el fuero del presidente y otros funcionarios se atoró en la Cámara de Diputados, justo cuando Mario DelgadoPablo Gómez y Zoé Robledo se colocarían la medalla ante su jefe, Andrés Manuel López Obrador. La mayoría de Morena y los partidos de oposición tuvieron una confrontación legislativa en la que se acusaron de protagonismo y simulación. Los diputados avalaron en lo general la reforma, sin embargo, tres artículos fueron desechados. La fuerza bruta no fue suficiente para los de Morena. Ahora la iniciativa fue llevada al Senado, vía el subsecretario de Gobernación, Zoé Robledo, ya con la plana enmendada y el camino trazado; no vaya a ser que ahora el “Los quiero desaforadamente” de López Obrador se pierda en el camino. Describe “Frentes Políticos” de Excélsior