Por lo visto el «hígado» de Jorge Winckler quiere que lo saquen a patadas y empujones de la Fiscalía; marinos y policías acalambraron a sus escoltas, al hacerles una «revisión» de rutina. Se dice karma y se pregunta qué se siente «Don Nefas» Winckler.