Golpe Político

Xalapa, Ver., 02 de diciembre de 2018.- Tal parece que el único que no se da cuenta de que Veracruz ya cambió es el ex senador priista y actualmente diputado federal, Héctor Yunes Landa, sin embargo, en este día no le debe haber quedado ninguna duda.

Y es que el legislador de representación proporcional y que le consiguió una curul a su hija Andrea Yunes, hoy acudió a Plaza Lerdo en la capital veracruzana para intentar sorprender a los “morenos” y colarse como invitado especial.

Así es, el siniestro Yunes Landa creyó que eran tiempos priistas y que amedrentaría a la gente de logística al decir que era invitado especial del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y del Gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, pero no le funcionó.

Fiel a su costumbre hizo pucheros, rabieta y pataleó, ante la mirada atónita de los presentes, incluso, estaba ahí el legislador por el Movimiento de Regeneración Nacional, Ricardo Exsome, pero le dijeron que nada podían hacer y que no debía ingresar al templete, que si gustaba buscara lugar en las escalinatas de la Catedral.

Al legislador plurinominal quien es experto en negociar posiciones para él y su familia, pues le consiguió la Presidencia de una Comisión en el Congreso de Veracruz al orgullo de su nepotismo, pese a que el PVEM tiene la fuerza de un agua mineral destapada hace una semana, no le quedó de otra que retirarse.

No obstante, algunos cercanos al choleño dicen que iba encabronado pero en serio, que lanzaba maldiciones y que juró por todos los santos que se vengaría, que pronto tendrá su partido político y que cuando sea gobernador habrá de pasarles la factura, claro, esto sólo provocó la risa de quienes tuvieron el castigo de escucharlo.