El Universal

México, 01 de noviembre de 2018.- Cruz Azul avanzó a las semifinales del Apertura 2018, tras empatar 1-1 en la cancha del Estadio Azteca con el Querétaro, pero con global de 3-1 a favor de los Cementeros.

Elías Hernández abrió la vuelta de los cuartos de final con un golazo. El volante cementero recibió un balón dentro del área a pase de Edgar Méndez, amagó dos veces a su marcador y la colgó en el ángulo para el 1-0 al minuto 4.

La anotación tempranera apagó el impulso de los Gallos Blancos, que por más que adelantaron líneas no pudieron inquietar el marco de Jesús Corona. En cambio, se convirtió el juego en un concierto de contragolpes celestes.

El ‘Patrullero’ Hernández, Méndez y Alvarado se cansaron de desaprovechar llegadas en superioridad numérica. Y con la ventaja se fueron al descanso. En cuanto a la transformación del pasto del Azteca, apenas pasó la prueba. Si bien partes del terreno de juego se encontraban flojas y un poco maltratadas, en general no afectó en resbalones ni en malos botes para los futbolistas.

A la segunda mitad no le ocurría nada hasta que al minuto 60 el Querétaro encontró el gol, con un remate de cabeza de Luis Romo, el cual apenas cruzó la línea de meta ante el esfuerzo de Corona por sacar la pelota. De primera instancia el cuerpo arbitral no concedió la anotación, y aunque demoró mucho, el VAR le indicó al juez central Antonio Pérez Durán que sí era un tanto válido, para el 1-1 parcial.

Al minuto 76, nuevamente el VAR causó polémica tras un penal que marcó el silbante por una supuesta falta a Méndez. Sin embargo, luego de ver la jugada en el monitor, se quitó la pena máxima por una infracción en una jugada previa. De haber considerado que el español fingió, hubiera significado la segunda amarilla y por ende expulsión del volante de Cruz Azul.

Ya no se movió el marcador, y la Máquina vuelve a la instancia de semifinales después de más de 5 años de no conseguirlo. Por ahora tendrá que esperar el resto de los duelos de la liguilla para conocer a su rival.