* Fue diputado local y federal en dos ocasiones por el Revolucionario Institucional

* También saqueó las arcas de Martínez de la Torre

Golpe Político

Xalapa, Ver., 20 de noviembre de 2018.- Luego de haber sangrado 45 años al Partido Revolucionario Institucional y gracias a ese instituto conseguir beneficios personales para él y su familia, finalmente hoy Gonzalo Morgado Huesca -uno de los grandes “mitos” del tricolor-, presentó su renuncia.

Con el pretexto de que se va a formar un nuevo partido político, el “grillo” martinense mejor conocido como “Capitán Chanclas”, le presentó por escrito su dimisión al Presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Américo Zúñiga Martínez.

Incluso, en su renuncia don Chalo se ufana de haber sido el presidente del instituto tricolor en la entidad por seis años y por ser el más joven en llevar la batuta del membrete dinosáurico.

Según “El Capitán Chanclas” reflexionó mucho su decisión, como si fuera una chiquilla que se mete en la política, se va después de 45 años, porque busca aire fresco y quiere con otros ruquillos formar un nuevo partido político en Veracruz.

Con esto se confirma que las ratas son las primeras en abandonar el barco, y justo cuando el Partido Revolucionario Institucional, anda de capa caída, sufre una de las graves crisis políticas al ser arrollado por “Morena”, Morgado Huesca junta sus “chivas” y se va por la puerta de atrás.

No se va pobre, ni nada por el estilo, pues si alguien mamó de lo lindo en el PRI y la administración pública estatal así como federal es precisamente el contador público Gonzalo Morgado Huesca, pues fue legislador local y diputado federal dos veces, hasta presidente municipal de Martínez de la Torre, siempre ocupó buenos cargos y obtuvo privilegios para sus hijas, como una notaría pública en esa ciudad.

Con esto se confirma la salida del PRI de uno de los grandes mitos, pues siempre presumió controlar muchos votos, pero esos sufragios sólo estuvieron en su imaginación, ya que dicen que en los últimos años, ni para jefe de manzana de Xalapa o Martínez de la Torre hubiera triunfado.

Pero jure usted que si los rojos hubieran obtenido la gubernatura, ahí estaría en primera fila, exigiendo posiciones, recursos y candidaturas, pues hambreado toda su perra vida ha sido. Amén.