Ciudad de México, 13 de agosto (SinEmbargo).- David Rafael Santillán Vargas, de 6 años, salió a la tienda el miércoles 8 de agosto. Su abuela lo vio alejarse del domicilio, pero le perdió el rastro al dar vuelta en la esquina del Fraccionamiento Praderas del Pacífico, en Ciudad Juárez, Chihuahua. Del menor no se supo hasta hoy, cuando fue localizado muerto en un terreno baldío.

David Rafael nació el 12 de enero de 2012 en Ciudad Juárez, Chihuahua. En la ficha de búsqueda se le describe como un niño de tez trigueña clara y de complexión regular. Tenía los ojos cafés y claros; la cara ovalada; la nariz recta, pequeña. Su boca, asimétrica y pequeña. 

El mismo miércoles, después de que la abuela se acercara a la tienda y se percatara de que estaba cerrada, la familia acudió ante las autoridades, quienes iniciaron las investigaciones, pero no tuvieron éxito.

“Soy la mamá de David Rafael Santillán Vargas. Estoy desespera, no sé qué más hacer, estoy muy desesperada. Por favor, cualquier cosa que sepan por favor díganme. Compartan su foto y pídanle a mi Padre Dios que regrese con bien. Todos estamos muy desesperados. Amo a mi hijo con toda mi alma y estoy sufriendo mucho”.

“No va solo a la tienda, siempre lo andamos vigilando. Le pido a la gente que lo tenga que nos lo regrese. Que nos digan dónde lo van a dejar. Tiene su hermanito que llora mucho por su hermanito”, dijo la abuela a medios locales. 

La mujer le pidió a la gente que se lo llevó que se lo regresaran. 

Hoy, cinco jornadas después de que Santillán Vargas se perdiera, medios reportaron el hallazgo de su cadáver en un paraje. Manuel Santillán, abuelo de Rafael, confirmó a SinEmbargo que fueron los vecinos quienes encontraron el cuerpo.

“Sí, aquí lo encontramos, en un baldío. Ya se lo llevaron a la Fiscalía para reconocerlo. Ahorita andan mi nuera y mi chavalo en aquel rumbo. Aquí estamos toda la gente esperando”, dijo.

“¡Tenía apenas seis años!”, exclamó Santillán.

Marisela Saenz, vecina de la familia, detalló que el cuerpo del niño fue localizado alrededor de las once de la mañana. El cadáver tenía una bolsa de plástico en la cabeza, y huellas de tortura y quemaduras.

“Al parecer está quemado, lo encontraron con una bolsa en la cabeza. Lo torturaron”, indicó Marisela Saenz a este diario digital.

La ciudadana indicó que desde que se registró la desaparición del menor los vecinos y colonos se solidarizaron con la familia en la búsqueda. “Somos los vecinos quienes participaron en los rastreos, quienes hemos estado tocando puertas”.

Saenz también denunció que las autoridades no brindaron apoyo para la localización del pequeño:

“Nunca estuvieron con nosotros, fueron búsquedas ciudadanas, sin acompañamiento de la autoridad”.

Rafita, como le decían de cariño en su casa y amigos, es un niño de una familia de bajos recursos. Son padres es una pareja joven trabajadora, empleados de una maquiladora.

Autoridades se trasladaron hasta la zona e iniciaron con las investigaciones.

Ciudad Juárez pasa horas de horror. Esta misma madruguada, al menos siete personas fueron asesinadas en un palenque.

Alejandro Ruvalcaba Valadez, vocero de la Fiscalía General del Estado, resaltó que los cuerpos de todas las víctimas presentaban varios impactos de bala.