LO QUE DEBERÍAN HACER CONTRA LOS EMPLEADOS DE LA FISCALÍA GENERAL DEL ESTADO QUE INTENTARON EVADIR EL ALCOHOLÍMETRO EN XALAPA Y SE HICIERON PASAR POR MALOSOS, ES DESPEDIRLOS…  ASÍ DE SIMPLE.